Fuera de contexto (Sin filtro, parte II)

Cada vez que escucho o leo al personaje público de turno diciendo que sus palabras han sido publicadas “fuera de contexto” no puedo evitar que un gusanillo me recorra el estómago. Automáticamente pienso que ya me han vuelto a tomar por tonta (a mí y a todos).  Sigo leyendo/escuchando la noticia en cuestión, con la esperanza de que realmente esta vez SI fuesen palabras sacadas de contexto, pero la realidad es que hasta ahora nunca ha sido así.

FullSizeRender

Sigue leyendo

Feliz (no) cumpleaños

Este blog – Del timbo al tambo – cumplió su primer año hace una semana.  Tendría que haber estado más fina y haberlo felicitado en su momento, pero así voy por la vida… a otras cosas.  No soy del tipo de persona que está pendiente de los cumpleaños: no celebro el mío y los que recuerdo (y felicito) están contados con los dedos de las manos. Era de esperar que este caso no fuese diferente.

feliz no cumpleaños

Sigue leyendo

Bululú, tramoya y guachafita

Mi madre y yo somos amantes y defensoras de la buena ortografía y del buen uso del español.  Normal, siendo ella periodista y comunicadora de profesión. Será algo que me ha transmitido en los genes, o a lo mejor es parte de la educación que recibí.  Sólo se que me sangran los ojos cada vez que leo un tuit de esos en los que es imposible incluir otro error ortográfico porque ya se han cometido todos los posibles.

Ironías de la vida -o no-, estudié ingeniería siguiendo la vena matemática que me viene por el lado de mi padre.  Pero esa es otra historia. Sigue leyendo

Eufemismos

Captura de pantalla 2015-03-23 15.32.28

El lenguaje es el reflejo de una sociedad, su cultura y de su forma de entender el mundo. Esto es así, hasta el extremo de encontrar palabras sin traducción directa (o literal) porque expresan una idea, un concepto o un sentimiento que en otros idiomas –y por ende en otras culturas- requiere de un circunloquio o de una descripción aproximada que no siempre consigue respetar todos los matices de la original. Sigue leyendo

Sin tele y sin cerveza, Homer pierde la cabeza

Quizás uno de los mejores especiales de Halloween que han hecho Los Simpsons (Treehouse of Horror V, 1994), y con homenaje a “El Resplandor” incluido.

En la película original, Jack Torrance (Jack Nicholson) pierde la cabeza mientras intenta escribir su gran novela. Inmerso en el más profundo aislamiento sólo puede escribir “no por mucho madrugar amanece más temprano” (All work and no play makes Jack a dull boy en la versión original).

Sigue leyendo